Tarima maciza de madera natural


Tarima macizaTarima maciza de madera de roble

 

Los suelos de tarima maciza están hechos de tablones fresados a partir de una sola pieza de madera, actualmente en su gran mayoría de madera de roble debido a su gran dureza, resistencia y abundancia. Originalmente la tarima maciza de madera se usó con fines estructurales, instalándose perpendicularmente a las vigas de madera de las construcciones. Sin embargo con el aumento paulatino del uso del hormigón como elemento habitual para el forjado de subsuelos la tarima maciza ha ido perdiendo terreno frente al uso cada vez más extendido de la tarima multicapa.

Tarima maciza - Tarima multicapa

No obstante, las tarimas de madera maciza siguen siendo actualmente muy comunes y populares. Una de las grandes ventajas de la tarima maciza es que al tener una superficie de desgaste más gruesa, se puede lijar y tratar más veces que la de una tarima multicapa. Hoy en día no es raro ver en muchas zonas de Europa, Estados Unidos, Canadá, etc. suelos de tarimas macizas con varios cientos de años en perfecto estado de uso y conservación.

Tarima de madera maciza

Los suelos de tarima maciza se fabrican a partir de una sola pieza de madera previamente secada en hornos o al aire libre antes de ser cortada. Durante el proceso de fabricación el contenido de humedad ha de controlarse cuidadosamente para asegurar que el producto no se deformará durante el transporte y almacenamiento del mismo.

Parquet de madera macizoDetalle de lama de roble macizo

 

Las lamas (tablas) de tarima maciza de madera natural vienen habitualmente machihembradas (ranuras y lengüetas) en los cuatro costados para facilitar el firme y correcto ensamblaje de las mismas.

Parquet macizo de robleTarimas de roble para suelos

 


 

Tipos de tarimas macizas

Existen muchos tipos de maderas adecuadas para producir tarimas macizas de interior y aunque la más utilizada, con mucha diferencia, es el roble también son muy comunes las siguientes: cerezo, nogal, ipe, jatoba, haya, pino, merbau, iroko, doussié, wengué, …

En cuanto a los tratamientos superficiales existen dos posibilidades:

  • Tarima maciza barnizada
  • Tarima maciza aceitada

 


 

Precios de tarimas macizas

El precio de este tipo de productos varía en función dos factores fundamentales: tipo de madera (calidad/selección/procedencia) y dimensiones de las lamas. Cuanto mayores sean tanto la calidad como las dimensiones de las lamas mayor será el precio final del producto. Los precios suelen ser en general superiores a los de una tarima multicapa de las mismas características y formato, aunque en determinadas ocasiones podremos encontrar alguna oferta a precio similar.

 


 

Medidas de tarimas macizas

En cuanto a las medidas de este tipo de suelos de madera podemos encontrar de muchos tipos, aunque las más habituales suelen encontrarse comprendidas en los siguientes rangos:

Tarima maciza de madera naturalTarima maciza de madera natural

 


 

Instalación de tarimas macizas

Respecto al sistema de instalación de la tarima maciza tenemos las siguientes opciones:

  • FLOTANTE. Este tipo de instalación implica que las lamas de la tarima maciza no se fijan directamente a la solera sobre la que se montan, si no que simplemente se encajan entre sí mediante la introducción de las lengüetas de unas en las ranuras de las otras (machihembrado), siendo recomendable aplicar un adhesivo (cola) en dichas juntas para asegurar una buena fijación. Cuanto mayor sean las dimensiones de las lamas menos recomendable es este tipo de sistema de montaje. Más información sobre tarima flotante.
  •  

    Tarima maciza flotanteTarima maciza flotante. Fuente: Habitissimo

     

  • ENCOLADA. En principio es el tipo de instalación más recomendable para este tipo de tarimas. Hay que tener muy en cuenta que la tarima maciza, como su propio nombre indica, es una pieza cortada de un solo bloque (a diferencia de la tarima multicapa) y por tanto el comportamiento de este tipo de piezas frente a las variaciones de humedad y temperatura provoca que tiendan a sufrir cambios dimensionales de contracción/dilatación que pueden llegar a producir efectos de movimiento indeseados incluso hasta llegar a levantar o combar la tarima. Dichos efectos tienden a ser más pronunciados cuanto mayores son las dimensiones de las piezas que componen la tarima. Es por todo ello que encolar la tarima directamente al suelo es la opción más recomendable en estos casos. Para ello es preciso contar con una solera limpia, lisa, nivelada y un adhesivo/cola especial y adecuado a tales fines. Para ello recomendamos adhesivos de calidad como los del fabricante Bona
  •  

    Tarima maciza encolada. Fuente: BonaTarima maciza encolada
  • CLAVADA. Por último tenemos el sistema de instalación clavado que consiste en sujetar la tarima maciza sobre un sistema de rastreles perpendiculares. Podríamos decir que esta es la forma de colocación “antigua” ya que por entonces era la única posible debido a las carencias de las bases sobre las que debía montase la tarima. La ventaja de este sistema es que permite el montaje sobre bases imperfectas. Como principales desventajas podríamos destacar la pérdida de altura que supone montar un suelo elevado y también la desagradable sensación acústica que se produce al pisar, a diferencia de lo que ocurre cuando lo hacemos sobre una base sólida.
  •  

    Tarima maciza enrastreladaTarima maciza clavada sobre rastreles. Fuente: homeFit

     

    Tarima maciza clavada sobre rastrelesDetalle de tarima maciza clavada. Fuente: homeFit

 

Marcas de tarima maciza de roble disponibles en Wood Concept Design

HKS 1835

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies